Proyecto: Neurolengua | Socio Estratégico: Levapan

Con el fin de determinar caracteres organolépticos, los estímulos sensoriales de interés son: sentido del gusto, olfato, visual, dactilar y en algunos casos el auditivo. Desde el punto de vista científico, el sentido del gusto muestra un especial interés por su papel en la selección, reconocimiento y aceptación de los distintos tipos de alimentos, inicia por el contacto con las papilas gustativas presentes en la superficie de la lengua y las regiones adyacentes de la boca y garganta.

Dentro de la industria, y según lo reportado por el departamento nacional de planeación (DNP), la industria de alimentos es uno de los sectores con mayor expectativa de crecimiento, representando actualmente cerca del 20% de la industria total.

A raíz de las exigencias que surgen con el crecimiento de la industria alimentaria, las empresas que constituyen este sector industrial deben asegurarse de ofrecer las mejores calidades en sus productos para seguir vigentes, como se mención anteriormente, el método actual de control de calidad llamado panel de cata presenta dificultades para expresar los diversos grados en que las personas perciben cada una de las sensaciones lo que hace difícil expresar el sabor de manera cuantitativa así existan escalas para tal fin, además, se debe llevar a cabo el proceso en condiciones ideales, las personas encargadas solo pueden realizar un número limitado de muestras por día, deben estar en condiciones óptimas de salud, entre otras para evitar la variabilidad humana, adaptación, fatiga y subjetividad típicos de este tipo de medición.

Sugerimos implementar nuevas tecnologías como las lenguas y narices electrónicas, estas no reemplazan los órganos ni sentidos (lengua, nariz, sabor, olor) simplemente lo emulan, pues una persona tiene entre 2000 y 8000 papilas gustativas con numerosas terminaciones nerviosas conectadas al sistema nervioso imposibles de reemplazar pero posibles de aproximar.

Una lengua electrónica es un instrumento analítico que reproduce de forma artificial la sensación del sabor, son sistemas basados en múltiples sensores de baja selectividad o sensibilidad cruzada que combinados con herramientas de reconocimiento o de análisis permiten la clasificación de un número de muestras o la cuantificación de algunos.

siempre he resaltado este proyecto porque revoluciona. El verdadero negocio es ¿Cómo adquirir y analizar los datos? Creo que LEVAPAN se está llevando un lugar muy importante en el conocimiento del futuro.

Dany Molina, Director Ejecutivo del Centro de Bioinformática y Biología Computacional de Colombia – BIOS