¿Te has puesto a pensar cómo el calentamiento global puede afectar tu visita al mar?

 

De manera constante recibimos información acerca de las consecuencias de este fenómeno, pero tal vez poco conozcamos de algunos efectos que puede tener directamente en el ser humano. Una de las consecuencias del calentamiento global es el alza de las temperaturas de los océanos, la cual, según un estudio publicado en la revista Advances in Atmospheric Sciences, alcanzó su máximo conocido en 2019, es decir, ha sido el año en el que los mares han estado más cálidos, en especial entre la superficie y los 2000 metros de profundidad.

Esto se debe básicamente a que los océanos han absorbido el 90% del calor producto de los gases de efecto invernadero lo que, entre muchas otras cosas, hace que las condiciones de vida sean favorables para algunos organismos, pues a más calor aumentan sus poblaciones, pero este crecimiento poblacional puede ser riesgoso para otras especies.

Pero no nos referimos a organismos que se asocian de manera directa con el mar como peces o crustáceos, estamos hablando de bacterias, sí, estos microscópicos organismos que solemos olvidar porque no los vemos. Algunas de estas bacterias que habitan en el mar pueden causar enfermedades en los seres humanos si consumen esta agua, por esa razón, si hay más individuos, pues hay mayores probabilidades de contagio. Este es el caso de la bacteria Vibrio, causante de enfermedades como la vibriosis y el cólera, las cuales pueden presentar síntomas de grave deshidratación y diarreas muy fuertes. 

Así pues, se puede ver cómo el calentamiento global trae consigo otra serie de efectos que muestran su incidencia en la vida general de las especies del planeta. 

Las costas colombianas son unas de las zonas donde se manifiestan altas cantidades de casos de vibriosis y cólera, las cuales, sumadas al calentamiento global y a la cantidad de turistas que, de acuerdo con La FM, en 2019 fue de 4.5 millones de personas, hacen que sea de vital importancia establecer una mayor vigilancia de las aguas de la zona para identificar posibles focos de bacterias de Vibrio.

Por esa razón, BIOS, Invemar (Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras José Benito Vives de Andreis) y el Instituto Nacional de Salud trabajan en un proyecto de investigación científica aplicada que lleve a hallazgos genéticos sobre las bacterias de vibrio, es decir, que faciliten identificar en 5 especies de esta bacteria los genes que traen consigo los virus y así poder asociar dichas especies con ciertas zonas de Atlántico, Magdalena, Nariño, Cauca y Valle del Cauca y aumentar el seguimiento, el control y la vigilancia para las personas que allí habitan o visitan los mares. 

¿Quieres conocer cómo se lleva a cabo la investigación aplicada en este proyecto? Te invitamos a ver esta entrevista con la bióloga investigadora de BIOS, Andrea González.

La información resultante de este proyecto, además de la caracterización genética de Vibrio que se tendría por primera vez en Colombia, arrojaría importante información ambiental sobre los factores ambientales asociados a las bacterias vibrio, lo que permitirá priorizar zonas que se encuentren en condición de vulnerabilidad dada su falta de acceso a agua potable, para establecer una vigilancia y monitoreo epidemiológico, pues los casos de cólera en Colombia continúan presentándose, como lo indica el Protocolo de Vigilancia en Salud Pública sobre cólera, “desde 2010 Colombia viene realizando la vigilancia intensificada de Cólera, como respuesta ante la epidemia que se presentó en Haití, República Dominicana, Cuba y México, por lo tanto el país mantiene las acciones de salud pública en las diferentes entidades territoriales, previniendo una posible reintroducción”. 

A futuro, se espera utilizar estos datos para predecir la abundancia de las especies de vibrio para generar un sistema de alerta temprana y monitorear la aparición de brotes de cólera y vibriosis, y así combatir las consecuencias del calentamiento global desde la atención a la salud pública.

Por: Ana Maria Fayad